domingo, 5 de junio de 2011

Diosa de las causas sociales

Diosa de las causas sociales

Escrito por Katherine Castañeda Romero   
domingo, 05 de junio de 2011
Catalina Robayo Vargas comprometida con el Concurso Nacional de la Belleza
La Señorita Colombia visitó la ciudad el pasado miércoles y llegó a las instalaciones de El Liberal para hablar sobre el reinado y la percepción que tiene del país.

ImageFotos Dairo Ortega / EL LIBERAL
Alegre, descomplicada y con mucha seguridad, así es la Señorita Colombia, Catalina Robayo Vargas, quien se prepara desde ya para Miss Universo, sin dejar de lado su compromiso por las causas sociales del país.
sociales@elliberal.com.co
En la persona de Catalina Robayo Vargas se combina inteligencia y belleza. Cualidades, que para muchos, son ajenas en una reina.

Sin embargo, esta caleña demuestra lo contrario y defiende con argumentos a las candidatas que se equivocan al contestar una pregunta en el reinado y las tildan de brutas.

Aunque no era amiga de los certámenes de belleza y criticaba así mismo la actuación de las aspirantes, la vida se encargó de cambiar su visión cuando participó en el reinado de Señorita Valle.

Por la insistencia de sus amigos llegó al concurso departamental, donde obtuvo en 2009 el virreinato, y al siguiente año, fue reina por decreto, logrando la corona nacional.

Ahora, a cinco meses de entregar el título de Reina de los colombianos, Catalina asegura ser otra persona e invita a quienes estén interesadas en participar del reinado a no dudarlo ni un minuto.

“El reinado y yo no éramos amigos, decía que jamás en la vida podía participar en él, pero como la vida se encarga de quitar cosas y realmente dar lecciones, terminé siendo Señorita Valle. Ante la persistencia de mis amigos dije voy a participar para vivir esa experiencia y para que ya no me insistieran más en ser reina”.
¿Qué opinión le merece actualmente el reinado?

“Antes de participar veía los concursos como algo banal y poco profundos, pensaba que en la vida habían cosas más interesantes por hacer que desfilar en vestido de baño. Pero en Cartagena me di cuenta que estaba equivocada. Las reinas son de toda mi admiración porque no es fácil cambiar una vida común y corriente para irse a exponer, voluntariamente claro está, a un mundo donde la crítica es la primera instancia en todo, donde sobresalen los defectos y donde la presión física y psicológica es muy grande.
Además, el trabajo del concurso es de exaltar porque muy pocas empresas le ponen tanto corazón a las obras sociales”.

Image¿Y Miss Universo?

“Nos interesa Miss Universo, claro que sí, es la representación internacional que vamos a hacer y queremos siempre los mejores resultados, pero para nosotros la prioridad es el trabajo social”.

Entonces, cambió su percepción sobre el concurso…

“Claro y ahora que conozco el trasfondo del concurso estoy enamorada y ya me da tristeza que muchas niñas piensen lo que yo pensaba antes, que es un evento que no le aporta a la vida de uno. Por eso, mi mensaje en este momento es dar a conocer el trabajo del concurso y decir al país que la Reina no es solo para ir a Miss Universo, que apoyamos a la gente necesitada y que visitamos cada semana lugares que ni siquiera se saben que existen en el mapa de Colombia, una labor poco reconocida”.

¿Qué tanto ha cambiado ser reina de los colombianos, su vida como estudiante, hija y amiga?

“Del cielo a la tierra, yo tenía una vida muy normal, estaba en mi casa familiar y estudiaba mi carrera profesional, Derecho, y salía los fines de semana con mis amigos, pero el concurso me hizo primero radicarme en otra ciudad, yo vivía en Cali y ahora estoy en Bogotá, además de estar lejos de mi familia y eso es un cambio muy grande para mi de un año, un año donde voy a hacer cosas que jamás volveré a hacer, así que lo único es disfrutarlo y ponerle todo el corazón”.

Catalina Robayo ha madurado…

“Bastante y por varias razones. Primero por ese cambio de vida que te hace ser mucho más independiente, fuerte y racional que emocional y segundo porque además de conocer la idiosincrasia de otros departamentos, costumbres y gastronomía, conoces lo que desconoce la gente, la vivencia de la problemática social que tiene el país”.

Desde esa experiencia, ¿cuáles son las problemáticas que más afectan al país?

“La pobreza, las inundaciones y la corrupción”.

¿Qué la ha marcado de las visitas hechas a los distintos puntos de Colombia?

“Los lugares que han vivido masacres, donde hay niños que se están muriendo de hambre porque lo vives de una manera tan cercana que te vuelve más sensible”.

Antes tenía trazadas unas metas en su vida, ahora con el reinado ¿han cambiado en algo?

“Antes sufría de ser un poco ‘sicorrígida’ con mi vida, soñaba con lo que iba a hacer como terminar mi carrera universitaria, especializarme, casarme, tener hijos, trabajar y vivir feliz. Pero cuando asumí el reto de ser Señorita Valle todo cambió y la vida me enseñó que uno tiene que vivir el presente porque el mañana es una simple ilusión que no se sabe si va a llegar. Obviamente uno tiene que visionar las cosas, pero ante todo vivir el presente y concentrarse en lo que se está haciendo”.

Y a la pregunta, ¿qué va a hacer después del reinado, qué diría?

“No tengo ni idea, yo estoy viviendo el reinado y en noviembre pensaré que voy a hacer en diciembre, enero y febrero”.

¿Qué es lo que tiene claro entonces?

“Ser feliz, sea lo que sea,  haga lo que haga y viva lo que viva”.

Lo que más le ha impactado como Señorita Colombia

“Conocer al profesor Luis Fernando Montoya, ex técnico del Once Caldas. Cuando tuve la oportunidad de tenerlo frente le dije que no sabía lo que significaba para mi, primero porque mi pasión es el fútbol y segundo por la enseñanza de vida que le da a todas las personas que decimos tenerlo todo. Vivimos en una cantidad de problemas que nos creamos nosotros mismos y él que está tetrapléjico se levanta todos los días y es feliz, saca su vida y su familia adelante, es de toda mi admiración”.

Image¿Cuál sería su aporte como abogada al país, luego de terminar el reinado?

“Tengo que decir que para mi el problema más grande del país es la corrupción, de ahí se generan una cantidad de problemáticas, si este país se manejara de una manera más legal y honesta, los recursos llegarían a su destino y no tendríamos problemas como falta de educación y oportunidades para la gente.
Nosotros tenemos un problema y es delegar las responsabilidades de lo que pasa, si son buenas son de todas, sino de un tercero, también tenemos malos ciudadanos que desconocemos lo que pasa a nuestro alrededor. Cuando todos entendamos que el problema es de todos y no  de lo que nos gobiernan y que todos debemos apoyar para que Colombia sea diferente, la cosa va a cambiar”.
Se alista para Miss Universo
Catalina Robayo está concentrada en la preparación para ir a Miss Universo. Cuenta con el apoyo de sus patrocinadores y de personas involucradas en el proceso. Y aunque en el reinado internacional hay demasiada presión por ocupar una buena posición, a ella no le atormenta eso. “Es una responsabilidad más que una presión. En mi caso conmigo misma, yo tengo una filosofía de vida desde que nací, que es ver la vida diferente. Soy partidaria que todo es esencia porque lo físico trasciende, la materia evoluciona, pero realmente lo que te hace cautivar y lo que perdura en el recuerdo de las personas es la esencia de uno y así me ha funcionado muy bien no solo en el concurso sino en toda mi vida. La competencia es conmigo misma”.
Belleza e inteligencia
 A lo largo de la historia en los reinados, las respuestas ‘incorrectas’ de las candidatas han hecho pensar que las mujeres bonitas son brutas. Posición que no comparte la reina de los colombianos, Catalina Robayo. “La gente que critica las respuestas de las reinas, quisiera reunirlas y llevármelas para Cartagena, ponerlas en vestido de baño con 10 cámaras encima, mil personas viéndolas y contestar preguntas tan simples como ¿si usted fuera presidenta por un día, qué haría en Colombia? para conocer qué podrían contestar porque uno juzga buenísimo y más cuando se mezclan esos ingredientes, ya que hay un cliché que ha pasado de generación en generación y la gente no ha evolucionado con ese pensamiento.

Pero las respuestas no son buenas

“Por eso digo, confirman lo que la gente dice a diario, pero hay que pensar que en ese momento, más que inteligencia, saber contestar y tener todos los conocimientos académicos, hay una cosa que es inherente al ser humano, controlar los nervios y eso es algo que  bloquea a toda persona”.

Por ejemplo…

“Hombre con hombre mujer con mujer, la niña más pila de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, becada, más puesta en su sitio, los mejores puntajes y el mejor promedio, pero llegó un momento en el que se bloqueó tanto por los nervios de ver gente gritando, de saber que te están viendo millones de colombianos y tienes dos segundos para contestar una pregunta mientras te pasan el micrófono. Los nervios son una cosa que te manejan tal punto que si los sabes controlar sales bien librado y si no, pues hasta cuando te preguntan cómo te llamas no tienes ni idea. Uno juzga porque yo también lo hacía, pero cuando estoy parada allá y vivo lo que vivieron ellas, digo quién es uno para juzgar a las demás personas, nadie”.
Dato Curioso
Catalina Robayo Vargas es amante del deporte y fanática del fútbol cien por ciento. Dice ser ‘americanísima’, hincha del América de Cali.
"Las problemáticas del país sensibilizan y hacen más vulnerable a la persona".

2 comentarios:

  1. BUENO DEFINITIVAMENTE ESTOY ENAMORADO DE LA SEÑORITA COLOMBIA 2010 2011 CATALINA ROBAYO DEFINITIVAMENTE.
    ROBERTO KARLO BRICEÑO PAREDES.
    EL VIGIA ESTADO MERIDA VENEZUELA.

    ResponderEliminar
  2. Steiner Larios6/06/2011 6:30 p. m.

    waaaaaaaaaaaaaaaaaawwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww q hermoso reportaje, esta mujer es hermosa quisiera q ganara ella y q quedara de manos de nuestra vanesa, claro, apoyo mucho a vane pero la verdad se dice, esta mujer se expresa expectacularmente bien...!

    ResponderEliminar